Paradise (Andrei Konchalovsky, 2016)

Estimado Sergio:

En una edición del Festival Internacional de Cine de Gijón que parecía envuelta en la incertidumbre (recorte de presupuesto, cierre de los Cines Centro, intrigas políticas y el posible cambio de equipo para el próximo año) me ha resultado sorprendente que sus responsables fueran capaces de aglutinar en su programación un buen puñado de títulos de verdadero interés. Puede que su sección oficial no trascienda como el de otros certámenes y carezca de una línea clara respecto a su criterio de selección, pero aun siendo de un perfil más bajo se han podido ver propuestas desde Europa del Este de los veteranos autores Andrei Konchalovsky (Paradise) o Jan Hřebejk (The Teacher) y más jóvenes como Kristina Grozeva y Petar Valchanov (Glory) que han dado una relativa consistencia a su competición. Sigue pareciéndome inexplicable que sin embargo otras películas proyectadas en ese contenedor de segunda linea que es Rellumes se puedan encontrar films que podrían haber dado mucho más empaque al FICX de haberse determinado su presencia a concurso, como Pays (Chloé Robichaud) o La luz incidente (Ariel Rotter).

Pese a todo, AnimaFICX, Gran Angular y Géneros Mutantes han asegurado también la posibilidad de ver algunas de las cintas más importantes del año presentadas en Cannes (La doncella, Aquarius, Mimosas, The Neon Demon, La tortue rouge, Toni Erdmann). Además, la retrospectiva a Matteo Garrone y el ciclo dedicado a Pablo Hernando han acercado en igualdad de condiciones la filmografía de uno de los directores italianos más relevantes de la actualidad y la de una promesa hecha realidad de nuestro propio cine tan emergente y pujante en esa corriente del low cost surgida desde la falta de medios y compensada con creces con la creatividad demostrada de sus integrantes.

Hay que congratularse de la posibilidad de haber mantenido los Cines Centro como sede principal y centro neurálgico del festival por un año más —que será con casi toda seguridad el último— a pesar de los evidentes síntomas de falta de mantenimiento de sus salas. Sus viejas butacas ya sufren en exceso el paso del tiempo y aunque la calidad de proyección en cuanto a imagen —digital— ha sido irreprochable, el apartado sonoro no estaba todo lo bien que merecen sus películas ni sus espectadores. No se sabe qué futuro le depara a Gijón, pero la tradición y el compromiso de sus ciudadanos con el cine —llenando el Jovellanos en los pases de público y asistiendo a sesiones con obras más arriesgadas como Una novia de Shanghai (Mauro Andrizzi)— parecen buenas bases para que quienes continúen en el futuro con el proyecto y con un poco esfuerzo adicional en lo cinematográfico puedan asegurar este espacio como una cita importante en el calendario para todos los amantes del cine.

Te dejo aquí la lista de mis películas favoritas del festival, que como verás tienen en la animación, el blanco y negro, las filmografías eslavas y mi francofilia un curioso punto de encuentro:

  1. Paradise (Andrei Konchalovsky) – Sección Oficial
  2. Pays (Chloé Robichaud) – Rellumes
  3. The Teacher (Jan Hřebejk) – Sección Oficial
  4. La jeune fille sans mains (Sébastien Laudenbach) – AnimaFICX
  5. The Happiest Day in the Life of Olli Mäki (Juho Kuosmanen) – Gran Angular
  6. Almacenados (Jack Zagha Kababie) – Sección Oficial
  7. La mécanique de l’ombre (Thomas Kruithof) – Rellumes
  8. Glory (Kristina Grozeva & Petar Valchanov) – Sección Oficial
  9. La luz incidente (Ariel Rotter) – Rellumes
  10. Tower (Keith Maitland) – AnimaFICX

Hasta la próxima,
Ramón Rey.

Felices sueños (Fai bei sogni) (Marco Bellocchio, 2016)

Hola Ramón,

Después de leer tu carta, tengo que decirte que coincidimos en la mayoría de preocupaciones sobre el presente y futuro del festival. Como tú y muchos otros, cuando leí que esta edición llegaba con recorte presupuestario y alguna ausencia de categoría tuve incluso mis dudas de que el top 10 que cierra este texto –pelado, eso sí– fuera a reunir diez películas de cierto nivel. Pero el cine siempre se impone: aunque también podría contarte que he visto bastantes títulos infames, al final con lo que se queda mi recuerdo es con aquello que sí me aporta elementos de juicio valiosos, que no ha sido poco.

A diferencia de tu caso, aún me faltaban por ver algunas de las películas que llegaban de Cannes fuera de concurso con la vitola de figurar entre las más importantes del año. Entre ellas encontré de todo: alegrías (Aquarius Doña Clara) y grandes desilusiones (La doncella). Pero lo que más me gustó de la programación fue descubrir aquellas de las que apenas había escuchado algún comentario aislado, y que me descubrieron a autores con mucho potencial y una trayectoria previa ya interesante, en la que profundizar: Ariel Rotter, Chloé Robichaud o Mauro Andrizzi. Coincido en las dos películas de Rellumes cuya selección a concurso propones, sobre todo porque aportan líneas tanto temáticas como formales de una fuerza por desgracia inusitada entre los títulos de Sección Oficial.

De ella te podría decir que justamente me decepcionaron las dos obras que destacas. Sobre todo Paradise, por reincidir en una supuesta fascinación sobre la II Guerra Mundial sin más novedad que recrearse en un artilugio formal que sentí algo acartonado. No sería aquella de la que más me quejara, en cualquier caso, porque tiene un valor y es capaz de crear debate y posicionamiento. Las otras que presumía más interesantes cumplieron de sobra: Valchanov y Grozeva se confirman como puntales del cine social del Este de Europa; Bellocchio impacta con un recorrido emocional repleto de esas fugas que pueblan su último cine; Lonergan supera algunas fisuras de sus títulos previos. Con esa satisfacción volví a casa, pero mirar alrededor siempre da motivos y esperanzas de pulir una línea general de programación que parece aún dudosa. Aunque de vez en cuando tenga aciertos monumentales: el año pasado vi en el Jovellanos nada menos que la que todavía es una de mis dos películas favoritas de 2015, Ahora sí, antes no de Hong Sang-Soo.

Nadie sabe lo que pasará de aquí al año que viene, aunque la que se intuye de los Cines Centro sería en cualquier caso una pérdida muy dolorosa. Para mí, que solo he ido las últimas tres veces, este festival son en buena medida sus salas y los comentarios de Carlos Pumares. En cuanto falle una de las dos cosas, nada será lo mismo, aunque tocará continuar adelante y olvidar la nostalgia. Enroscarse en ella no hace ningún bien, y luchar para que las cosas puedan ser mejores en el futuro, sí. Pase lo que pase, espero que podamos seguir reuniéndonos muchos noviembres para disfrutar del cine y descubrir películas del calibre de estas diez:

    1. Doña Clara (Aquarius) (Kleber Mendonça Filho) – Gran Angular
    2. Glory (Kristina Grozeva & Petar Valchanov) – Sección Oficial
    3. Eldorado XXI (Salomé Lamas) – FICXLab
    4. Felices sueños (Marco Bellocchio) – Sección Oficial
    5. La luz incidente (Ariel Rotter) – Rellumes
    6. The Neon Demon (Nicolas Winding Refn) – Géneros Mutantes
    7. La tortuga roja (Michael Dudok De Wit) – AnimaFICX
    8. Pays (Chloé Robichaud) – Rellumes
    9. Una novia de Shanghai (Mauro Andrizzi) – Llendes
    10. Manchester frente al mar (Kenneth Lonergan) – Sección Oficial

Nos vemos por los festivales. Un abrazo,
Sergio