<em><strong>On the Beach at Night Alone</strong></em> (Hong Sang-soo, 2017)

On the Beach at Night Alone (Hong Sang-soo, 2017)

Se podría decir que los verdaderos autores siempre hacen la misma película. En el caso de Hong Sang-soo la reutilización y reordenación de elementos de una entrada a otra de su filmografía es algo más que obvio. Sus relatos integran dispositivos narrativos a modo de truco, de concepto estructural que envuelve la historia de una manera aparentemente sencilla para elaborar un discurso de mayor complejidad y que sirven de exploración de sus mismas formas cinematográficas. El octavo día de la Berlinale la Sección Oficial comenzó con la siempre esperada última película del director coreano, On the Beach at Night Alone (2017). En ella, Kim Min-hee da vida a una famosa actriz que ha mantenido un affaire con un hombre casado y viaja a Hamburgo para estar un tiempo alejada de todo y reflexionar sobre sobre su vida. Sang-soo comienza así un ejercicio de deconstrucción introspectiva de su protagonista a través de simples conversaciones que muestran tanto el estado emocional como el contraste con la amiga a la que ha ido a visitar.

Las barreras en la comunicación y las diferencias culturales dan pie a numerosos malentendidos y momentos de gran comicidad en la línea habitual de explotar el patetismo inherente a los seres humanos que configura la mirada de su director hacia los demás, pero también sobre si mismo. Porque aunque de manera al principio sutil, en On the Beach at Night Alone se van introduciendo elementos que poco a poco conectan con la conocida vida pública de su creador y la actriz que protagoniza la cinta. Dividida en dos partes, la siempre sospechada referencia metatextual sobre su propia persona es incluida —en otro nivel de lectura— con una Kim Min-hee que acaba de ver una película en un cine, quizá la película de su relación con el director de la misma o de forma ambivalente el primer segmento de la que acabamos de presenciar, que parece ahora el producto de una ensoñación —para nosotros y para ella—.

<em><strong>On the Beach at Night Alone</strong></em> (Hong Sang-soo, 2017)

On the Beach at Night Alone (Hong Sang-soo, 2017)

Con el propio cine como catalizador emocional, la segunda parte es donde se desvela la verdadera dimensión del conflicto y de la profundidad dramática del mismo. El regreso de Young-hee a Corea sirve para el reencuentro con amigos y las conversaciones alejadas del protocolo y las buenas maneras se llevan al extremo alimentadas por el alcohol. Los límites de las normas sociales se rompen y entonces es cuando podemos aprender sobre nuestra verdadera naturaleza y la de los demás. Así es como la actriz se enfrenta a su pasado, con la perspectiva que otorga el paso del tiempo que la ruptura elíptica del formato episódico del film impone. El auto descubrimiento de los verdaderos sentimientos y de uno mismo, rodado como siempre con largos planos secuencias y expresivos zooms que hacen mutar la puesta en escena y su sentido de forma drástica, en el habitual estilo de su director llevado aquí con una precisión extraordinaria.