El logo del Festival de Gijón en el cartel de su 55ª edición.

El logo del Festival de Gijón en el cartel de su 55ª edición.

El nuevo diseño del trofeo del Festival de Gijón en su 55ª edición –una versión de su simplificado logo creado con tecnología de impresión 3D– es muy probablemente la expresión más concreta y directa del cambio de rumbo que ha experimentado el certamen en 2017. De la mano de su nuevo responsable, el experimentado programador del Festival de Cine Europeo de Sevilla Alejandro Díaz (que ya ejerció esa labor en el festival gijonés bajo la dirección de Jose Luis Cienfuegos), dejamos atrás un pasado año aciago, marcado por intrigas políticas por la sucesión, un presupuesto reducido y la duda de unos cines Centro que ya eran insostenibles como punto neurálgico de sus proyecciones por sus problemas financieros. El nuevo festival es una vuelta a la búsqueda de representar una panorámica referente del cine de autor independiente actual en los ámbitos regional, nacional e internacional a través de sus distintas secciones. Las proyecciones se han deslocalizado y llevado a Gijón Sur, Yelmo Ocimax y Laboral Ciudad de la Cultura, además de aprovechar el emblemático Teatro Jovellanos y el Antiguo Instituto. Decisión que ayudará a dar tanto una mejor visibilidad al FICX como a conseguir una mayor afluencia de público a las películas programadas, ahora en unas instalaciones mucho más adecuadas para las actividades de un festival de prestigio.

En una época clave para la reivindicación de la presencia de la mujer en todos los ámbitos de la sociedad y específicamente en el cine, más del 40% de las 177 obras presentes en el FICX están creadas por directoras. Tres mujeres son además las protagonistas de los Focos dedicados por el festival a resaltar la filmografía de cineastas: la asturiana Elisa Cepedal, la catalana Carla Simón y la artista austriaca multidisciplinar Valie Export. De las tres se podrán ver una selección de cortometrajes, además de los films en formato largo de Carla Simón Estiu 1993 (2017) e Invisible Adversaries (1977) y The Practice of Love (1985) de Valie Export –de quien además se tiene la instalación Die un -endliche -ähnliche Melodie der Stränge (The un -ending / -ique melody of cords) en el Antiguo Insituto– En los premios honoríficos también se reconoce esta tendencia, con la actriz Verónica Forqué recibiendo el Premio Nacho Martínez 2017 por su trayectoria y valores humanos y la directora y productora Isabel Coixet –cofundadora de la Asociación de Mujeres Cineastas CIMA– el Premio Mujer de Cine 2017. El trío de honor lo completa el director y guionista Whit Stillman con el Premio de Honor 2017 del festival, quien servirá de presidente del Jurado Internacional y del que además se tiene la proyección de Love & Friendship (2016).

<em><strong>El futuro que viene</strong></em> (Constanza Novick, 2017)

El futuro que viene (Constanza Novick, 2017)

El Jurado Internacional lo completan la actriz, directora y guionista española Andrea Jaurrieta (que estrenará su primer largo Ana de día en 2018), la actriz Cuca Escribano, el director de programación de la Film Society del Lincoln Center de Nueva York Dennis Lim y la productora chilena Eugenia Mumenthaler (La idea de un lago, Milagros Mumenthaler, 2016). Además del jurado de cortometrajes destaca la presencia del encargado de otorgar el Premio FIPRESCI a mejor director y película, el del Cine Español que otorgará el premio a la mejor producción española entre las distintas secciones y el de CIMA que entregará el de la mejor directora dentro de todas las cintas vistas en el festival. Entre estas nuevas iniciativas pensadas para impulsar la diversidad y las nuevas voces de nuestro cine también se encuadraría la recién creada FICX Industry Days. Con el apoyo de Laboral Cinemateca Film Comission estas jornadas orientadas a los profesionales del sector aglutinarán presentaciones sobre ayudas a la producción cinematográfica, charlas, mesas redondas sobre programación de festivales de cine internacionales, plataformas de coproducción, sesiones de pitching y muestras de trabajos en desarrollo.

Las películas de inauguración (El futuro que viene, Constanza Novick, 2017) y clausura (Nadie nos mira, Julia Solomonoff, 2017) son también una prueba del sentido de la programación de un festival que pretende combinar de manera equilibrada la presencia de realizadores con una experiencia y prestigio probados junto a otros nuevos valores del cine internacional. Nombres como Hong Sang-soo (On the Beach at Night Alone, 2017), Eugène Green (En attendant les barbares, 2017), Abel Ferrara (Alive in France, 2017), Arnaud Desplechin (Les fantomês d’Ismaël, 2017), Bruno Dumont (Jeannette, l’enfance de Jeanne d’Arc, 2017) o Paul Vecchiali (Les sept déserteurs ou La Guerre en vrac, 2017) en Sección Oficial son quizá los más llamativos. Pero fuera de ella se puede contar con el debut del también actor Vincent Macaigne (Pour le réconfort, 2017) o Elise Girard (Strange Birds, 2017) en Rellumes, Don Hertzfeldt (World of Tomorrow Episode 2: The Burden of Other People’s Thoughts, 2017) o Dorota Kobiela y Hugh Welchman (Loving Vincent, 2017) en AnimaFICX, Nelson Carlo de los Santos Arias (Cocote, 2017) o Selma Doborac (Those Shocking Shaking Days, 2017) en Llendes, Pedro Pinho (A fábrica de nada, 2017) o John Cameron Mitchell (How to Talk to Girls at Parties, 2017) en Esbilla. Sirva esto a modo de pequeño escaparate de la variedad y riqueza de propuestas disponibles en la siempre inasumible agenda de cualquier evento de estas características, en la que también se encuentra Abbas Kiarostami (24 Frames, 2017), Jean-Luc Godard (Grandeur et décadence d’un petit commerce de cinéma, 1986), Philippe Garrel (L’amant d’un jour, 2017) y Caroline Deruas (L’indomptée, 2016) en los Pases Especiales.

<em><strong>Nadie nos mira</strong></em> (Julia Solomonoff, 2017)

Nadie nos mira (Julia Solomonoff, 2017)

Fuera de la densa selección de títulos se encuentra una nueva sección FICX / Laboral Cinemateca recuperando un puñado de obras proyectadas en soporte de 35 mm que incluye los imprescindibles títulos españoles de Los peces rojos (José Antonio Nieves Conde, 1955) y Contactos (Paulino Viota, 1970) junto a Casque d’or (Jacques Becker, 1952) y Lost Highway (David Lynch, 1997). Fuera del cine también habrá espacio y tiempo para asistir a multitud de otras actividades, entre las que destacan los coloquios con cineastas en los ya tradicionales vermús del Toma 3, la mesa redonda (Des)igualdad. Cineastas, profesionales, plataformas y asociaciones en la sala de conferencias del Antiguo Instituto o la charla El cine ruso, de la revolución al realismo, en la que se hablará de la perspectiva soviética sobre el poder propagandístico y educativo del cine. Para terminar, una exposición probablemente represente mejor que nadie estos aires nuevos del FICX: .gif; imagen permanente. Una instalación comisariada por el colectivo Visual404 que presenta un recorrido por el uso del ya vetusto formato de imagen animado GIF: el soporte hegemónico, omnipresente y todopoderoso del meme cultural y la interacción social en el mundo de las redes digitales con una aproximación que desafía el concepto clásico de exposición física de lo digital en las instituciones museísticas. Propuesta que estará accesible del 17 al 25 de noviembre en la sala 2 del Antiguo Instituto.